Sarichioi para unas vacaciones perfectas
Home » Aves en el delta del Danubio » Cigüeña Negra

Cigüeña Negra

La cigüeña negra (Ciconia nigra) es una especie de ave ciconiforme de la familia Ciconiidae ampliamente distribuida por el Viejo Mundo.

Se considera como el taxón más primitivo del género Ciconia (del Hoyo et al. 1992). Algo menor que la familiar cigüeña blanca, tiene una talla de 90 a 100 cm, y una envergadura que sobrepasa los 160 cm. El peso aproximado es de 3 kg. El adulto presenta un plumaje negro por su parte dorsal: cuello, cola, pecho, dorso y cola, con irisaciones metálicas verdes y moradas, muy patente en la cabeza, el cuello, el dorso y las cobertoras alares. Las partes inferiores tienen plumas blancas: zona axilar, zona ventral, muslos e infracobertoras caudales, que son extraordinariamente largas.

En los adultos, la carúncula (el "anillo" alrededor del ojo), pico y patas, ausentes de plumas, presentan un color rojo intenso que produce un marcado contraste con el color blanco y negro del plumaje. El iris es marrón.

No existe dimorfismo acusado entre macho y hembra. El macho presenta un tamaño algo mayor, y la estructura del pico en algunos ejemplares puede llegar a ser muy patente, con un pico más robusto y algo curvo respecto a la hembra.

Los jóvenes cuando abandonan el nido se diferencias de los adultos porque la carúncula, patas y pico no tienen color rojo, y el plumaje dorsal, el de la cabeza y el cuello no es negro. El color de la carúncula es marrón o pardo grisáceo, el de pico y patas, varía entre un blanco grisáceo a verde oliva o amarillento. Las plumas de la cabeza, cuello y pecho son de color marrón castaño, con las puntas blancas, lo que le confiere un aspecto moteado. El resto del plumaje del dorso es también de tonos marrones oscuros, lo que hace que en el campo los jóvenes tengan dorsalmente un aspecto marrón achocolatado.

En España su presencia no es abundante, siendo uno de sus hábitats preferidos el norte de Extremadura. En concreto es muy avistada la Reserva Natural de la Sierra de Malcata, en la confluencia fronteriza de la sierra que le da nombre y la Comarca de Sierra de Gata. Otros puntos importantes de nidificación se encuentran en Castilla y León, concretamente en el Parque Natural de Arribes del Duero, en las provincias de Salamanca y Zamora, y la comarca de Sayago.